TALLERES

domingo, 8 de noviembre de 2015

LA PLAZA DE ARMAS Y SUS RITOS





Nuevamente el verano va a llegar a mi ciudad con su carga de ocio, bohemia y colorido, en los barrios las mangueras al máximo para capear el calor de los chiquillos y en la plaza de armas la música invitando al romance como antaño cuando los liceanos salían de clases y en tropel caminaban por la calle Colon o Blanco hacia el rito de todas las tardes, dos o tres vueltas en la plaza para pinchar, del liceo fiscal, de la industrial, del comercial, de la técnica….. todos los estudiantes se descolgaban hacia el centro ya sea en micro o a pie, las niñas arremangaban el jumper para transformarlo en minifalda y los niños dejaban la corbata olvidada en el bolsillo para ser más pintosos, lo importante era completar el rito, ellos se sentaban en los respaldos de las bancas fumando un furtivo cigarro…esperando alguna señal de ellas, ellas paseaban en grupo dentro de las veredas rodeadas de tilos que abrigaban las canciones de Sandro, Raphael Leonardo Favio, Los Ángeles negros…… gentileza del municipio que aportaba su cuota a este rito y la pileta multicolor con sus aguas danzante endulzaron nuestra juventud y arrancaron suspiros de nuestros lozanos pechos, conversando, como oteando el horizonte pero a hurtadillas mirándolos a ellos… esperando alguna señal, una mirada o un guiñar de ojos, un gesto del rostro o de la mano, un carraspeo o una frase corta …¿Querís? mostrando el cigarro…. ya testeado el campo la frase ritual por excelencia… ¿te acompaño?...o… ¿las acompañamos?... clímax de esas dos o tres vueltas en la plaza de armas.