TALLERES

lunes, 15 de agosto de 2016

Sin nombre

Muerte dos veces morida
No agites tu guadaña bajo mi ala
Que no soy tu amiga
Si la vida me estafo
No te confundas
Que no soy tu amiga
Si me debe un padre
La mitad de la naranja
No me ha pagado el hambre
Ni las heridas
no te confundas
que no soy tu amiga
ya caminé en el desierto
y también en la luna
y en otros mundos
pero no soy tu amiga
no agites tu guadaña bajo mi ala
muerte dos veces morida.

sábado, 16 de julio de 2016

Martyrs, de Pascal Laugier,




La película gore que muestra las conductas agresivas de un enfermo mental







“Derramamiento de sangre” es el significado concreto de la palabra gore, género que ha cautivado a un mínimo pero muy apasionado público. Esta categoría nació en 1968, con George A. Romero y su obra maestra La noche de los muertos vivientes. Algunos productores ansiosos lo vieron como una oportunidad para luego mostrar más sangre y vísceras en la pantalla.


El gore siempre despertó polémica pero con el tiempo se redujo, debido a que el público se ha acostumbrado a ver escenas traumáticas. Es claro que no es usual verlo en televisión o cines de forma explícita, sin embargo, no es difícil acceder a películas que aborden el género.
No solo se trata de mostrar litros de sangre derramada o pedazos de cuerpos, sino de adentrarse al lado perverso de la mente y que también impacte a nivel psicológico.


 Martyrs, de Pascal Laugier, es un filme francés de 2008 que se estrenó en Cannes. En su momento causó reacciones adversas, a pesar de que contó con un público de mente abierta. Para Laugier no resultó sencillo conseguir producir esta película debido al argumento, muchos estudios de cine y actrices se negaron a participar. Hasta que Canal+, el único estudio francés polémico por colaborar con proyectos inusuales, aceptó financiarla.
Aunque la película se censuró en varios países, quienes la vieron se dieron cuenta que no era otra cinta de gore más. En realidad, posee un trasfondo bastante interesante. Así que te presentamos las razones por las que Martyrs se considera una película gore de culto que debes ver.







1. El personaje principal es una mujer traumatizada
a historia se centra en una mujer que padece una grave enfermedad mental a causa del pasado traumático que vivió. Trastorno justificado en las teorías psicológicas y psiquiátricas acerca del ser humano, su comportamiento y estabilidad emocional. Se afirma que no es necesario tener un desequilibrio químico para sufrir una psicosis o neurosis, ya que a raíz de cualquier situación que impacte a la persona, puede desencadenarlo. Teoría que Laugier aborda en la cinta de forma distinta, interesante y clara.
2. Al inicio se confunde con una película sobrenatural
Durante el transcurso de la historia te darás cuenta de que no va por ese lado. La mente es tan poderosa que puede recrear nuestros miedos y monstruos más grandes a través de alucinaciones. Es fascinante ver cómo el director lo plasmó visualmente de manera extraordinaria. Resulta atemorizante el ser que persigue a la protagonista durante toda la película porque dentro del contexto en que se desarrolla la trama, se vuelve más siniestro.

3. La tortura
El martirio es parte elemental de la cinta, y por supuesto, el sufrimiento, el dolor y la sangre. La protagonista es sometida a distintos niveles de flagelación, pero existe un argumento bastante intrigante y filosófico que explica por qué se le provoca demasiada tortura. Decirlo puede arruinar el final para aquellos que no la han visto. Laugier se aseguró de buscar una razón compleja y profunda que, incluso, pone en duda si es posible que sea real o no.

4. El mal se encuentra en quienes menos lo esperamos
Múltiples asesinos seriales no provocan sospecha por su imagen, estilo de vida y la forma en que se involucran socialmente con su entorno. El director hace hincapié en esto: los torturadores son los que infligen dolor sin sentir miedo ni culpa, en su mayoría son personas de apariencia normal que pueden tener una familia feliz, buena posición económica o una vida tranquila y estable. Esta película nos recuerda que el verdugo siempre se disfraza de santo.

5. El director está loco

Pascal Laugier no quiso mostrar únicamente la idea de un film sangriento y violento sino también evidenciar cómo es que un trastorno afecta la mente de quienes lo padecen, por ejemplo: sufrir de alucinaciones, no distinguir entre el bien y el mal, miedo, ansiedad, conductas agresivas, etc. Pascal no se propuso la idea de crear una película gore, se dio cuenta después de que la catalogaron en este género. Una de las razones principales para ver Martyrs.


La película dejó un gran impacto en el cine del género que al inicio del 2016, se estrenó el remake gringo, dirigido por los hermanos Goetz. Aunque se exhibió en diversos festivales, no recibió las mejores críticas porque se dice alteraron la verdadera atmósfera mística y el enigma del desenlace. Si estás dispuesto a ver Martyrs, es necesario que repases primero la versión francesa original. Te aseguramos, tu cerebro quedará marcado por días después de verla.


**


Revisa este listado de las 8 películas europeas más perturbadoras y grotescas que no debes ver solo, también descubre cuáles son las escenas más crudas y difíciles de soportar en el cine.
http://culturacolectiva.com/las-8-peliculas-europeas-mas-perturbadoras-y-grotescas-que-nunca-debes-ver-solo/

domingo, 8 de noviembre de 2015

Feliz Aniversario querido puerto de Talcahuano

Arriba Talcahuano; hoy amaneces mas hermoso, un abrazo para todos nosotros los choreros, los de aqui y los del extranjero Felices 251 años!!...ahí va este regalito...
LA PATA È CAUSEO: MUJER PERENNE
Su figura magra y encorvada alimentaba mis temores y fantasías de niña traviesa que bordeaba los nueve años y estudiaba en la escuela Santa Catalina de la calle David Fuentes. Era ella… mítica…misteriosa…agresiva. Y como no, si cada vez que salíamos por la estrecha puerta hacia la calle con nuestros delantales plisados y almidonados, con el alboroto y bullicio que nos dan los cortos años corríamos para gritarle: ”¡¡¡Pat`e causeo… pat`e causeo!!!” y después huíamos para salvarnos de sus palabrotas y bastonazos que endilgaba a diestra y siniestra. ¿Quién no recuerda, en Talcahuano, a esta mujer delgaducha, casi enclenque cuya ropa era un misterio?, ¿Cuántos refajos y cuantas chalecos llevaría puesto debajo de su inseparable abrigo sujeto por un colorido delantal de grandes bolsillos abultados? completaban su divertido atuendo gastados botines con chiporro, medias gruesas color café y el infaltable bonete envuelto en lo que parecía una gorra de ducha plástica o tal vez una bolsa de similar material desde donde se descolgaban desgreñadas mechas tan blancas como nuestros delantales. La verdad es que nunca pude acercarme lo suficiente para distinguirlo. Creo que en esos tiempos no se conocían las bolsas plásticas que hoy inundan y ahogan. Era como los caracoles, solía cargar a cuestas, por las calles del puerto, pilguas repletas de ropas u otros utensilios. Por sus enrejadas mallas se podía distinguir su carta de presentación como mendiga: trozos de pan duro. Le gustaba pernoctar a la salida de la escuela, las monjitas la “aguachaban” dándole comida desde el internado y ”la pat’e causeo” se paraba horas al pie de la gruta a la entrada de la iglesia Todos los Santos, extasiada, musitando oraciones o llorando ante la virgen. Este escenario nos paralizaba, éramos alumnas de monjas y como tales temíamos “pecar mortalmente” si la interrumpíamos o tal vez porque la imagen que veíamos de la anciana mendiga en íntimo coloquio con la Madre de Jesús, traspasaba nuestro espíritu y nos sobrecogía. Ella, al percatarse de nuestra cercanía enarbolaba su precario bastón persiguiéndonos con agilidad. Se producía la desbandada de varios pares de pies calzados con zapatos colegiales. En nuestra inocencia cruel, jugábamos mejor que con los juegos interactivos que existen en la actualidad en Internet donde se tienen varias vidas. Arriesgábamos el pellejo “en vivo y en directo”. 
Recuerdo sus ojillos ilustres, brillantes como esferas de cristal color cielo, su rostro de tez blanca, anguloso, plasmado de surcos invernales, sus dedos huesudos de experimentada pianista. No sé si tuvo casa donde reposar sus huesos al atardecer o si eran ciertas las historias que comentaban los adultos de esa época: que “la pat’e causeo” provenía de una familia aristocrática y adinerada de este puerto y que al perder a aquel a quien amaba, al príncipe de su corazón había perdido la lucidez. Como sea, “la pat`e causeo” permanece en nuestro imaginario social, todavía hay madres o abuelas que ante una niñita desastrada la llaman “pat`e causeo”. Es parte de nuestra identidad local, del imaginario de nuestro Puerto que hoy cumple 251 años arrebolado en mi corazón comparto estos recuerdos.

LA PLAZA DE ARMAS Y SUS RITOS





Nuevamente el verano va a llegar a mi ciudad con su carga de ocio, bohemia y colorido, en los barrios las mangueras al máximo para capear el calor de los chiquillos y en la plaza de armas la música invitando al romance como antaño cuando los liceanos salían de clases y en tropel caminaban por la calle Colon o Blanco hacia el rito de todas las tardes, dos o tres vueltas en la plaza para pinchar, del liceo fiscal, de la industrial, del comercial, de la técnica….. todos los estudiantes se descolgaban hacia el centro ya sea en micro o a pie, las niñas arremangaban el jumper para transformarlo en minifalda y los niños dejaban la corbata olvidada en el bolsillo para ser más pintosos, lo importante era completar el rito, ellos se sentaban en los respaldos de las bancas fumando un furtivo cigarro…esperando alguna señal de ellas, ellas paseaban en grupo dentro de las veredas rodeadas de tilos que abrigaban las canciones de Sandro, Raphael Leonardo Favio, Los Ángeles negros…… gentileza del municipio que aportaba su cuota a este rito y la pileta multicolor con sus aguas danzante endulzaron nuestra juventud y arrancaron suspiros de nuestros lozanos pechos, conversando, como oteando el horizonte pero a hurtadillas mirándolos a ellos… esperando alguna señal, una mirada o un guiñar de ojos, un gesto del rostro o de la mano, un carraspeo o una frase corta …¿Querís? mostrando el cigarro…. ya testeado el campo la frase ritual por excelencia… ¿te acompaño?...o… ¿las acompañamos?... clímax de esas dos o tres vueltas en la plaza de armas.

jueves, 22 de octubre de 2015

Declaración Pública a mis contactos de Facebook


A todos los que ingresaron alguna vez a mi muro ya sea por interés o por distraídos especialmente a mis familiares que nunca contesto, a la Elsita, Yeisee o Leila y tantos otr@s, a mis amigos más cercanos o a todos los que generosamente me incluyen en sus muros de esta vida-cárcel virtual. A la Inita que oculta en mi corazón, faltarían dos vidas para quererla y darle las gracias. En fin a todos quiero pedirles perdón por someterlos a un muro tan autorreferente y sin profundidad de mensaje alguno, Hoy por primera vez estuve mirándome (en este muro) y me doy cuenta que no digo nada importante en él, algo que trascienda, algo que no sea parte de esta banal vida. Que si tengo disculpas, posiblemente: el trabajo, la estupidez, la prisa de la vida, la materialidad que es capaz de arrancarte de cuajo el espíritu, como será mi torpeza ( y mi asombro) que recién me di cuenta que en este muro mío tengo amigas a las que extraño pero que no sabía que estaban ahí para mí, las Llomparte que son parte de mi ADN historial, a la Ruth, mi vínculo rebelde de juventud, a la Ama que busqué por tanto tiempo. Y que si se puede remediar: posiblemente. Y porque quiero remediarlo: tal vez porque con sorpresa he descubierto que en esta ventana virtual (hija del mismísimo demonio) estaba rodeada de amigas que me escriben y nunca respondo, quién sabe tenga oportunidad de decir algo inteligente a pesar de seguir siendo una enana en la ortografía y extranjera de mi lengua, o tal vez porque insiste en enredárseme entre las manos una y otra vez esta infausta caligrafía: “señal alta ventricular izquierda, infarto anteroseptal izquierdo, posible isquemia” agregada a mi electrocardiograma último con su sentencia irracional: no puedo fumar y me doy cuenta que mi corazón me ha traicionado, como se atreve a pedirme no fumar, puede detenerse, ya se detuvo una vez( no tengo miedo a la muerte o pretendo no temerle) pero no me diga que no puedo fumar, que bruto que gran fumadora no soy, pero ardo en rebeldía por la prohibición, no la acepto…no quiero…NOOOO QUIERO…no por renunciar al cigarro en si, en esto el cigarro no tiene nada que ver, es solo que ni a mi corazón le entrego mi mayor y único símbolo de rebeldía: FUMAR, desde cuando la iglesia me arrugó, estrujó, trituró y traicionó, fumar ha sido mi rito de protesta, de insulto y de desahogo por esta traición( y mira que yo soy mujer de ritos), fumar me da auténtico olor a mundo y ante esta disyuntiva de fumar o vivir es que he mirado hacia atrás y veo que no he dicho cosas importantes en este canejo medio de amistad o simplemente sea que mi periodo de solitareidad escogida está llegando a su fin, me gusta ser eremita pero tal vez está terminando. Como sea quiero traspasar a este muro algo que tenga contenido para compartir, lo buscaré, por el momento estoy escribiendo un ensayo sobre el femicidio y me gustaría incluir opiniones, noticias o artículos sobre el tema, su realidad, la ley y los sueños de las mujeres, ojalá quieran compartir sus opiniones para que sean parte de este libro, las espero. Quiero dejar algo relativamente interesante antes de bajarme del mundo que no sé cuándo va a parar.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Unos poemas

No miraré

Tengo miedo de mirarme
En la certeza de no encontrarme
Ya no estoy
Me fui
Desaparecí  y no me di cuenta
Deambulo repitiendo
No soy
No soy
La zozobra lo anunció
No quería creerle
El Yo náufrago me lo gritaba
Lo adormecí… lo adormecí… ¡mil veces lo adormecí!
Y este hoyo enorme
Este vacío gigante majadero repite:
Que no estoy.
Me fui.


Asesino

La materialidad de esta vida
Asesinó mi alma inmortal.

(Cris, octubre 2015)


  
Tiempos de  idealismo

Cuando tenía ideales
Marchaba
Gritaba
Corría
Arrancaba de las bombas lacrimógenas
Cantaba consignas
Recibía palos
Agua nauseabunda
Quebraban mis huesos
Maldecía,  vociferaba, rasguñaba
Y también reía
Gozaba, amaba
Estaba viva
Ahora te miro
Te escucho mi niño
Ahora te miro
Te escucho mi niña
Marchas,  gritas,  arrancas
Te veo vivo
Te veo viva
Yo sigo muerta
Entonces lloro, lloro y lloro
Será la edad
La desesperanza
O la envidia.