TALLERES

sábado, 16 de julio de 2016

Martyrs, de Pascal Laugier,




La película gore que muestra las conductas agresivas de un enfermo mental







“Derramamiento de sangre” es el significado concreto de la palabra gore, género que ha cautivado a un mínimo pero muy apasionado público. Esta categoría nació en 1968, con George A. Romero y su obra maestra La noche de los muertos vivientes. Algunos productores ansiosos lo vieron como una oportunidad para luego mostrar más sangre y vísceras en la pantalla.


El gore siempre despertó polémica pero con el tiempo se redujo, debido a que el público se ha acostumbrado a ver escenas traumáticas. Es claro que no es usual verlo en televisión o cines de forma explícita, sin embargo, no es difícil acceder a películas que aborden el género.
No solo se trata de mostrar litros de sangre derramada o pedazos de cuerpos, sino de adentrarse al lado perverso de la mente y que también impacte a nivel psicológico.


 Martyrs, de Pascal Laugier, es un filme francés de 2008 que se estrenó en Cannes. En su momento causó reacciones adversas, a pesar de que contó con un público de mente abierta. Para Laugier no resultó sencillo conseguir producir esta película debido al argumento, muchos estudios de cine y actrices se negaron a participar. Hasta que Canal+, el único estudio francés polémico por colaborar con proyectos inusuales, aceptó financiarla.
Aunque la película se censuró en varios países, quienes la vieron se dieron cuenta que no era otra cinta de gore más. En realidad, posee un trasfondo bastante interesante. Así que te presentamos las razones por las que Martyrs se considera una película gore de culto que debes ver.







1. El personaje principal es una mujer traumatizada
a historia se centra en una mujer que padece una grave enfermedad mental a causa del pasado traumático que vivió. Trastorno justificado en las teorías psicológicas y psiquiátricas acerca del ser humano, su comportamiento y estabilidad emocional. Se afirma que no es necesario tener un desequilibrio químico para sufrir una psicosis o neurosis, ya que a raíz de cualquier situación que impacte a la persona, puede desencadenarlo. Teoría que Laugier aborda en la cinta de forma distinta, interesante y clara.
2. Al inicio se confunde con una película sobrenatural
Durante el transcurso de la historia te darás cuenta de que no va por ese lado. La mente es tan poderosa que puede recrear nuestros miedos y monstruos más grandes a través de alucinaciones. Es fascinante ver cómo el director lo plasmó visualmente de manera extraordinaria. Resulta atemorizante el ser que persigue a la protagonista durante toda la película porque dentro del contexto en que se desarrolla la trama, se vuelve más siniestro.

3. La tortura
El martirio es parte elemental de la cinta, y por supuesto, el sufrimiento, el dolor y la sangre. La protagonista es sometida a distintos niveles de flagelación, pero existe un argumento bastante intrigante y filosófico que explica por qué se le provoca demasiada tortura. Decirlo puede arruinar el final para aquellos que no la han visto. Laugier se aseguró de buscar una razón compleja y profunda que, incluso, pone en duda si es posible que sea real o no.

4. El mal se encuentra en quienes menos lo esperamos
Múltiples asesinos seriales no provocan sospecha por su imagen, estilo de vida y la forma en que se involucran socialmente con su entorno. El director hace hincapié en esto: los torturadores son los que infligen dolor sin sentir miedo ni culpa, en su mayoría son personas de apariencia normal que pueden tener una familia feliz, buena posición económica o una vida tranquila y estable. Esta película nos recuerda que el verdugo siempre se disfraza de santo.

5. El director está loco

Pascal Laugier no quiso mostrar únicamente la idea de un film sangriento y violento sino también evidenciar cómo es que un trastorno afecta la mente de quienes lo padecen, por ejemplo: sufrir de alucinaciones, no distinguir entre el bien y el mal, miedo, ansiedad, conductas agresivas, etc. Pascal no se propuso la idea de crear una película gore, se dio cuenta después de que la catalogaron en este género. Una de las razones principales para ver Martyrs.


La película dejó un gran impacto en el cine del género que al inicio del 2016, se estrenó el remake gringo, dirigido por los hermanos Goetz. Aunque se exhibió en diversos festivales, no recibió las mejores críticas porque se dice alteraron la verdadera atmósfera mística y el enigma del desenlace. Si estás dispuesto a ver Martyrs, es necesario que repases primero la versión francesa original. Te aseguramos, tu cerebro quedará marcado por días después de verla.


**


Revisa este listado de las 8 películas europeas más perturbadoras y grotescas que no debes ver solo, también descubre cuáles son las escenas más crudas y difíciles de soportar en el cine.
http://culturacolectiva.com/las-8-peliculas-europeas-mas-perturbadoras-y-grotescas-que-nunca-debes-ver-solo/